Publicado el 4 comentarios

Cómo disminuir el impacto ambiental de tu ropa con ayuda de la economía circular

Si has escuchado o estudiado acerca de economía circular, seguramente también conoces a la fundación Ellen MacArthur. Si no tienes ni idea de lo que te estoy hablando, déjame presentarte a la economía circular. Economía circular te presento a mi queridx amigx Switcher. 

En la lectura de hoy, hablaré brevemente sobre qué es la economía circular, así como de diferentes estrategias que tú como consumidor puedes aplicar, buscando sacar el mayor provecho a tu ropa y atacando los efectos adversos de la industria textil y del fast fashion

Comencemos desde el inicio, la economía circular se basa en los principios de eliminar los desechos y la contaminación de un diseño, manteniendo en uso tanto productos como materiales y regenerando sistemas naturales. Invita a repensar cómo gestionamos los recursos, cómo fabricamos y usamos productos, así como qué hacemos con los materiales después de usarlos (Ellen MacArthur Foundation, 2017). Existen numerosas estrategias de economía circular. Hablemos de las que puedes poner en práctica con tu ropa. 

1. Reutiliza y dale un nuevo propósito a tu ropa

Dar nuevos usos a la ropa con la que ya cuentas es esencial para facilitar la circularidad. Seguramente te has encontrado con varios DIYs para transformar tu ropa, quizá hasta tienes guardado un par esperando que te animes a hacerlos. Puedes comenzar con las ideas más simples; desde cortar playeras de tu papá o hermano que ya no quieran y hacer un crop top, hacer unos shorts o falda con un par de jeans que ya no uses tanto, o incluso, hacer un trapo para limpiar con una playera vieja de algodón. Mi consejo basado en la experiencia es: no te aloques con las tijeras y busca ideas e inspiración en Pinterest de lo que quieras hacer, teniendo claro qué buscas obtener como producto final, para crear algo que sí vayas a usar. 

2. Renta, reventa e intercambio

En promedio, las personas se deshacen de su ropa después de usarla de siete a diez veces. Desafortunadamente, debido a diferentes necesidades psicológicas y sociales de las personas (ligadas a una cultura de consumismo y presión por “estar a la moda”), comprar menos ropa o utilizar más la que ya tenemos, no es una opción viable para todos. Por ello, recurrir a la renta, reventa e intercambio de ropa es una manera de extender el tiempo de uso de la misma, cortando su impacto ambiental.

Actualmente, el negocio de renta de ropa tiene un gran crecimiento. Es posible, por ejemplo, rentar vestidos de fiesta o ropa de gala. Piénsalo, se trata de prendas que utilizamos un par de veces al año, sino es que solo una vez, además de tener un precio elevado. Para estas ocasiones, la renta de ropa resulta una excelente alternativa, pues ahorras dinero, reduces el impacto de la ropa que usas y tienes la oportunidad de utilizar un atuendo diferente en cada evento.

Vender las prendas de tu closet que ya no utilizas, en vez de tirarlas, es otra estrategia de economía circular. La reventa de ropa resulta atractiva por dos razones principales. Primero, das una segunda oportunidad a tus prendas y, segundo, te permite añadir dinero a tu bolsillo. Intentar vender tu ropa puede llegar a ser complicado; necesitas encontrar compradores, poner precios y coordinar entregas. Para tu buena suerte, intercambiar ropa con Switch es una excelente alternativa. Te recuerdo cómo funciona nuestro sistema: Switch recibe la ropa que ya no es de tu agrado, pagas una tarifa de intercambio y, a cambio, se te otorgan créditos con los que podrás adquirir otra ropa. Esas prendas que ya no quieres se pueden convertir en nuevas adquisiciones que vayan más con tu estilo y gustos del momento. 

3. Compra de negocios que implementen estrategias de economía circular

Las dos recomendaciones anteriores tienen relación con lo que podemos hacer con las prendas que ya tenemos. Desde el lado del consumidor, también podemos seguir, apoyar y dar nuestro dinero a empresas responsables, en busca de transformar la industria textil. Como guía general, puedes optar por empresas que busquen aumentar la sostenibilidad de sus materiales, de su producción, dispuestas a ofrecerte ropa de calidad para extender su uso y que se preocupen por el destino de la prenda después de su vida útil. 

Hay mucho que las empresas pueden hacer en su transición a una economía circular. Sin embargo, puede ser difícil evaluar sus estrategias, ya sea porque no estamos familiarizados con los impactos de la empresa o porque, tristemente, hay negocios que juran ser sostenibles, pero no lo son; el famoso Greenwashing, que se merece que hablemos de él en otra ocasión. 

La necesidad de “switchear” de una economía lineal a la circular es urgente. Las empresas tienen una gran área de oportunidad y muchos retos por delante para lograrlo, pero los consumidores también podemos ser parte de la solución y ahora tú ya sabes cómo. 

Mildred Martínez García

Referencias:

Ellen MacArthur Foundation. (2017). What is the Circular Economy? https://www.ellenmacarthurfoundation.org/circular-economy/what-is-the-circular-economy 

Chen, X., Memon, H.A., Wang, Y., Marriam, I. y Tebyetekerwa, M. Circular Economy and Sustainability of the Clothing and Textile Industry. Materials Circular Economy 3, 12 (2021). https://doi.org/10.1007/s42824-021-00026-2 

Etiquetas: Moda, industria textil, sostenibilidad y economía circular

4 comentarios en “Cómo disminuir el impacto ambiental de tu ropa con ayuda de la economía circular

  1. Un artículo muy bueno, que te brinda información clara y concisa, sobre las opciones que tienes para darle una segunda oportunidad a tu ropa e incrementar tu economía con ello.

  2. Es muy útil esta información para lograr un cambio, aunque sea pequeño. ¡Gracias por los tips!

  3. Hola, regresé del post pasado, y debo decir que este es hasta más útil. Yo vengo de una de esas familias medio americanisadas en su cultura y especialmente con esa cultura de ahorrar agresivamente. esto incluye la ropa. Entonces muchos de los puntos regulares de querer tener un nuevo outfit y estar de moda no funcionan. Sin embargo el punto de los vestidos ý trajes para eventos formales o importantes es uno muy bueno. En vez de tener el riesgo y costo que viene asociado con ser dueño de un traje, mejor rentar. Evidentemente el tema de los precios es debatible especialmente si necesitas un traje o vestido especial para tu anatomía, pero si eres una persona con un cuerpo relativamente “normal” que cabe dentro de los rangos establecidos hoy en día, se me hace muy útil.

  4. Súper artículo! Aprendí mucho 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *