Publicado el Dejar un comentario

México y el futuro de la moda: ¿una economía circular?

¿Sabías que en México solo se recicla un 5% de la ropa? Es más, ¿sabías que en México la mayoría de industrias y empresas del sector moda y textil mantienen un modelo de negocios basado en crear valor en un producto para convertirlo en desechos casi inmediatamente después de usarlo? ¿Tú crees que la sociedad es consciente de que hasta los residuos en sí mismos son una pérdida económica muy importante y sin sentido? Por si fuera poco, México es la nación de Latinoamérica con más centros comerciales; tan solo en 2019 había 786 de estos complejos a nivel nacional. 

Ahora bien, ¿cómo llegamos ahí? 

Hoy en día a nivel mundial menos del 1 % de la materia prima utilizada se recicla. Si volteamos un poco en el tiempo, desde la década de 1990 hablando para el caso de México, nos convertimos en un mercado altamente redituable para las marcas fast fashion. [Si quieres saber más consecuencias de esto, no te preocupes, puedes ir a cualquier otro blog de Switch, ahí puedes leer más]. En este sentido, lo que ocurría es que antes del auge de los tratados de libre comercio en el país, la ropa no era vista como un bien desechable, y además se privilegiaba la producción nacional. ¿Cómo? Con el trabajo de costureras y sastres locales. 

Y entonces pensarás … “¿Eso es lo que tengo que retomar? ¿que me haga la ropa mi sastre?”

Ciertamente no (si no quieres). Para que te imagines la factibilidad de medidas más sustentables, hay muchos países desarrollados que tienen un amplio camino ya andado, como Alemania, ya hay una política que exige que el 75% de los textiles debe recogerse y reciclarse. Esto, por supuesto, no quiere decir que la ropa ya no vaya a ser desechada pero, como sabes, no tenemos un planeta B al que irnos a contaminar. En nuestras manos está trabajar en favor de la justicia ambiental, el bienestar de las personas y el desarrollo en armonía con la naturaleza.

Y… ¿qué tiene que ver esto con el futuro de México?

Bien, México, como todas las naciones del mundo están constituidas por su gente y por lo que éstas hacen por ellas. La situación económica y ambiental en el contexto mexicano es una oportunidad para impulsar un cambio hacia una economía circular en el sector moda y textil. ¿Qué es esto? Sencillamente, recalca la importancia de que “el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y en la que se reduzca al mínimo la generación de residuos”. 

Queridx Switcher… pensemos razonablemente: 

La palabra “moda” viene del francés mode, procedente del latín modus ‘medida’, con la acepción derivada de ‘gustos colectivos pasajeros en las formas de vestir’ (s. XV). Y desde entonces es eso, algo pasajero. La industria textil es ineficiente y en México es exactamente igual. Tenemos que hacer un futuro en el que podamos plantear un flujo continuo de los recursos de modo que puedan seguir utilizándose con provecho una y otra vez, sin que pierdan valor. Por otro lado, el paso de la economía del modelo lineal al modelo circular condiciona cómo la gente usa las cosas, cómo la industria produce y cómo la sociedad utiliza sus recursos cada vez más limitados. 

¿Recuerdas que tan solo la producción de ropa representa el 10% de las emisiones de CO2 a nivel global? ¿Y que eso es el equivalente a lo que libera la Unión Europea por sí sola? ¿Recuerdas que no consumir textiles responsablemente supone que a los océanos se vayan 500 mil toneladas de microplásticos anuales? ¿Somos conscientes de que el 73% de la ropa producida termina incinerada y lo que implica mayor contaminación terrestre y atmosférica?

Lo que te proponemos desde Switch no es un capricho, es una emergencia que tenemos como generación. Necesitamos nuevamente un modelo slow fashion, es decir, uno en el que la relación de consumo se dé con empresas que apuesten a la durabilidad de sus productos, marcas sostenibles o negocios locales. Pero esto no sería posible sin, además, sin el consumo reducido de ropa o alternativas como su reciclaje o el intercambio [Por cierto, Switch es el momento y espacio perfecto donde puedes hacer esto]. En México se prevé un consumo creciente debido a la expansión del sector y, como consecuencia, también un incremento de los impactos ambientales, económicos y sociales. 

No obstante, ¿tú cómo vas a hacer que esto cambie en tu país? ¿Qué esperas de él? ¡Ya te dimos muchas herramientas! ¡Vamos allá!

Flavia Poy Barrio 

Referencias:

Greenpeace México (2021). Fast fashion: de tu armario al vertedero. Blog: Cambio Climático. https://www.greenpeace.org/mexico/blog/9514/fast-fashion/#:~:text=Y%20no%20solo%20su%20fabricaci%C3%B3n,terrestre%20y%20atmosf%C3%A9rica%20(4)

América Economía (17 de febrero de 2020). México se enfrenta al desafío de la moda sostenible y su tradición textil. https://www.americaeconomia.com/negocios-industrias/mexico-se-enfrenta-al-desafio-de-la-moda-sostenible-y-su-tradicion-textil
CEMDA (2019).  Promoción de la economía circular en el sector moda y textil en México. Ciudad de México, Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A.C. https://www.cemda.org.mx/wp-content/uploads/2019/08/CEM_moda_publicaci%C3%B3n.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *