Publicado el Dejar un comentario

“Moda vintage: Bueno, bonito, barato… ¡y sostenible!”

Sin duda, uno de los grandes desafíos que enfrentamos día con día en todas partes del mundo es el cambio climático y sus devastadores efectos. En especial, nuestro planeta sufre de una peligrosa crisis de agua; según la ONU, alrededor de 2,200 millones de personas carecen de acceso a servicios de agua potable (que bien sabemos que es indispensable para nuestra supervivencia y subsistencia). Por otro lado, si sigues nuestro blog, seguramente sabrás que el fast fashion es la segunda industria más contaminante del mundo y responsable del 20% de las aguas residuales del planeta. Sí, leíste bien, ¡el 20% de las aguas residuales del planeta!

Es un escenario sumamente injusto: mientras tantas personas no tienen acceso al agua, una industria genera grandes ganancias a costa de su impacto ambiental.

Sabemos que esta situación suena apocalíptica e imposible de resolver, ¡pero descuida! Existen muchas alternativas que podemos implementar para cambiar nuestro modelo de consumo, y con ello, impactar positivamente al medioambiente.

¡Incluso las pequeñas acciones pueden producir cambios importantes!

El día de hoy quiero proponerte reemplazar la compra de todas aquellas prendas de temporada que sólo durarán unos cuantos meses en tu armario, por otras que no sólo son económicas y duraderas, sino que también le darán un toque único a tu estilo. La moda vintage son aquellas prendas realizadas en décadas anteriores que cobraron valor con el tiempo. Existen muchísimas ventajas para animarte a probar este tipo de ropa; en este blog te contaré por qué la moda vintage cumple con las “tres b”: Bueno, Bonito y Barato… Pero con el pequeño plus de ser también: Sostenible.

Bueno:

La ropa vintage tiene una magnífica calidad. A comparación de la ropa actual, las prendas confeccionadas en décadas pasadas se realizaban con el propósito de durar más tiempo en buenas condiciones. La calidad era mucho más importante que la cantidad. Si no me crees, ¡pregúntale a tus abuelos o a tus papás! Incluso, es probable que sigan teniendo una que otra prenda que tenga más años que tú y que esté en perfectas condiciones para seguir siendo usada.

Bonito:

Una de las características más notorias de la moda vintage es su carácter único y original. Al ser prendas que ya no se realizan como antes, adquieren un gran valor pues cada prenda goza de una historia. Es probable que los artículos vintage que consigas tengan un material que ya no se utiliza o técnicas que requieren mayor tiempo de realización (aspecto que las grandes empresas de fast fashion no encuentran rentable o conveniente). Además, estas prendas te darán un estilo incomparable acorde a tu personalidad, brindándote así seguridad y autenticidad.

Barato:

Una de las más grandes ventajas de la ropa vintage es su accesibilidad para todos los bolsillos (a veces esto puede ser porque pasan a tiendas de segunda mano). En internet puedes encontrar una infinidad de lugares dónde comprar este tipo de ropa a precios increíbles y de gran calidad asegurada.

También, considera que cuando inviertes en una prenda es casi seguro que el estilo vuelva con fuerza en algunos años. Así, no pasará lo mismo que con la moda fast fashion de la actualidad, en la que compras una prenda de temporada y meses después queda totalmente descontinuada y en el olvido. La moda vintage es atemporal y eternamente vigente.

Sostenible:

Naturalmente, al adquirir ropa vintage permitirás que la vida de estas prendas sea más larga y con posibilidades de una segunda, o incluso, una tercera oportunidad de uso. De este modo, evitamos arrojar una cantidad excesiva de prendas a la basura y así, contrarrestar la sobreproducción de ropa y, como mencionamos anteriormente, la explotación de los cuerpos de agua del mundo.

¿Qué te parece querida Switcher? ¿Te animas a enaltecer tu estilo mientras cuidas el planeta?

Anahí Priscila Carreón Alcalá

Publicado el Dejar un comentario

Moda sustentable en México, ¿cómo vamos?

“Confeccionar unos jeans requiere unos 7500 litros de agua, el equivalente a la cantidad de ese líquido vital que bebe una persona promedio en siete años.”

(ONU, 2019)

Así empieza un reporte realizado por las Naciones Unidas de hace apenas dos años sobre el coste ambiental de la moda. Ciertamente, puede que mientras leas este artículo tú y yo no estemos en la misma ciudad, puede que no estemos en la misma entidad federativa o quizá no en el mismo país. Y, sin embargo, nuestra responsabilidad con lo que hacemos con el planeta es exactamente la misma. 

Pero… ¿Cómo se nos presenta la realidad mexicana?

La industria textil y de confección es una de las más importantes de México. Aporta cerca del 2,8 % del PIB manufacturero y genera uno de cada diez empleos de este mismo sector. La mayoría de la producción de prendas textiles de México va dirigida al segmento económico medio-bajo y bajo, que demandan una calidad y diseño poco desarrollados. Pero, ¿qué nos quiere decir esto? Bien, en primer lugar, la industria se está renovando de forma muy lenta y no se ha invertido demasiado en adquisición de maquinaria ni en formación. 

Por otro lado, todavía existen una serie de barreras legales y políticas que dificultan, o cuando menos no incentivan, un desempeño eco-eficiente por parte de todo el sector moda y textil. Ojalá no fuera así, pero, ¿sabes en qué deriva esto? Ciertamente, – y cuando digo ciertamente digo muy a menudo – , la falta de regulación y de sanciones, deriva en que es más barato contaminar que ahorrar o reutilizar insumos. Es más, ¿Sabías que en 2020 la moda sostenible representó apenas el 1 % del total del sector textil mundial? 

En cuanto a ventas textiles para el caso de México, han aumentado respecto a los últimos tres años. Es más, es un país netamente exportador de textiles, ya que cuenta con una industria maquiladora muy significativa, por lo que la industria textil y de confección es considerada una de las más importantes, como recientemente hemos visto. 

Ahora bien, el año pasado un 14% de los compradores  (2,5 millones de mexicanos y mexicanas) compraron al menos un producto sustentable. Esto me lleva a compartirte la reflexión de esta ocasión: nada radical es sostenible en el largo plazo, ni siquiera la moda y este fenómeno de la fast-fashion. El perfil de consumidor de moda sostenible está cambiando. Para el caso de México ocurre lo mismo, y eso es algo muy positivo. 

Querid@ switcher, el sector de la moda tiene que ser un aliado para hacer un mundo mejor. Sí, leíste bien: consumir moda de forma sustentable va a hacer un México mejor. La moda cambia, la industria de la moda es muy contaminante, los consumidores están más concienciados y ser sostenible es cada vez más rentable para las marcas. Al mismo tiempo, hay que considerar el surgimiento de iniciativas que buscan promover el desarrollo de los países de manera más armónica con los ecosistemas, de hecho, en esta plataforma te demostramos que eso es posible.

Te dejo para reflexionar: la industria de la moda es responsable del 20% del desperdicio total de agua a nivel global. ¿Cómo afectaría esto a un sitio tan cercano como la Ciudad de México donde se prevé el agotamiento de este recurso antes de 2025? Me sirve este, o cualquier otro ejemplo cercano que se te ocurra. 

Para concluir, me gustaría compartirte que el contexto de emergencia por la COVID-19 duplicó el consumo sustentable en México. Es decir, se comprueba la tesis de que a medida que los consumidores estén más informados, la industria no tendrá más opción que adaptarse a sus necesidades. Y tú, ¿ya diste el primer paso? ¿dispuest@ a hacer un México mejor?

Flavia Poy Barrio

BIBLIOGRAFÍA

ONU (12 de abril de 2019). El costo ambiental de estar a la moda, Noticias ONU. Organización de las Naciones Unidas. https://news.un.org/es/story/2019/04/1454161

Ambar. (s.f). Fast Fashion y contaminación. Área Privada: blog. https://ambarplus.com/fast-fashion-y-contaminacion/

ICEX (2020). Moda Sostenible en México. España Exportación e Inversiones. 

https://www.icex.es/icex/GetDocumento?dDocName=DOC2020867892&urlNoAcceso=/icex/es/registro/iniciar-sesion/index.html?urlDestino=https://www.icex.es:443/icex/es/navegacion-principal/todos-nuestros-servicios/informacion-de-mercados/estudios-de-mercados-y-otros-documentos-de-comercio-exterior/ficha-sector-moda-sostenible-mexico-2020-doc2020867892.html&site=icexES